El paréntesis de Amarna: un rey herético en el Antiguo Egipto

El paréntesis de Amarna: un rey herético en el Antiguo Egipto

El antiguo Egipto continúa despertando curiosidad y pasión a raudales, cuya religión, provista de un panteón divino que no se ha despojado de un halo de misterio y fascinación, ha servido de inspiración incluso a las civilizaciones clásicas griegas y romanas. Son bien conocidas deidades como Isis, Ra, Horus o Amón, que identifican una religión politeísta en la cual el  faraón tenía su propio hueco como representación del poder divino en la Tierra, dotando de sentido al orden terrenal Una característica de la civilización egipcia antigua es la interrelación entre el poder político y religioso, en tanto el faraón, como hijo de dioses, podía fijar los centros de poder en capitales concretas, variando de este modo las prácticas religiosas y la reputación de los diversos dioses del panteón egipcio. Así pues, las deidades egipcias no poseían siempre la misma consideración, lo cual dependía de la afinidad religiosa y, por supuesto, la estrategia política del soberano. Uno de los ejemplos más rompedores y reveladores dentro de esta dinámica fue el tiempo conocido como “el paréntesis de Amarna “. Leer más

Karlstadt y Müntzer: enfrentamientos y escisiones en la Reforma

Karlstadt y Müntzer: enfrentamientos y escisiones en la Reforma

Los actos de Martín Lutero durante los primeros compases de lo que posteriormente se convertiría en ruptura irremediable con el Papado y la Iglesia Católica, despertaron los anhelos de muchos sectores de la población que lo siguieron incluso tras su excomunión, ya que podían ver en él y en su desobediencia una figura revolucionaria capaz de remover los cimientos del poder y proporcionar un orden político nuevo que, desde lo religioso, hiciera posible la ampliación y popularización de la acción política. No fueron pocos los que lo interpretaron así, apresurándose a predicar un “nuevo cielo y una nueva tierra” en el que las personas corrientes tomarían buena parte, sin importar su estatus social anterior. Sin embargo, pronto se dieron cuenta que el pensamiento de Lutero no coincidía con estos anhelos idealizados y que el fin de los tiempos no se daría bajo el manto ideológico del mismo, siempre a favor de los príncipes y del mantenimiento de una jerarquía que organizara la sociedad y que siguiera articulando los mecanismos por los que la Reforma llegaría a todos, cada uno en su lugar y en la forma que correspondiera a su estatus social.

Leer más

Cuando fuimos árabes

Cuando fuimos árabes

Por mucho que me esfuerce en aportar nuevos elementos de debate sobre la historia del Islam en general, y de al-Andalus en particular, siempre acabo volviendo a una idea con la que se me asocia: la inexistencia de algo entendible como invasión islámica de la península Ibérica. Resumiendo las razones de tal idea, diré que lo primero que me llevó a negar tal invasión es que se sustenta en fuentes tardías. En crónicas árabes redactadas -como muy pronto- un siglo y medio después de los hechos que tratan. Si se afirma que la conquista se produjo en 711, y la primera de tales crónicas se remonta –como muy pronto- al 858, a mi entender debemos hablar de la conquista islámica como un género literario. Algo que ya afirmó la historiadora francesa Rachel Arié, al escribir que esa supuesta conquista pertenece a la tradición religiosa y no a la histórica.

Leer más

Pablo de Tarso en la fundación y expansión del cristianismo

Pablo de Tarso en la fundación y expansión del cristianismo

Es imprescindible, para la correcta comprensión del presente artículo, leer los siguientes versículos de la Biblia, en los que se narra la conversión de Pablo:

Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén. Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo; y cayendo en tierra, oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Leer más

Don Fadrique Enríquez de Ribera y los orígenes de la Semana Santa sevillana

Don Fadrique Enríquez de Ribera y los orígenes de la Semana Santa sevillana

La Semana Santa es sin duda, desde todos los puntos de vista, una semana muy importante para la ciudad de Sevilla. En estos días las escenas de la pasión, muerte y resurrección de Jesús procesionan por las principales calles de esta ciudad no dejando indiferente a nadie. Sin embargo, esta fiesta tan propia de los territorios cristianos y especialmente del sur de la Península Ibérica, no siempre fue tal y como la conocemos hoy.

Leer más

La Inquisición española como instrumento de la monarquía

La Inquisición española como instrumento de la monarquía

“La finalidad primera del proceso inquisitorial y de la condena a muerte no es salvar el alma del acusado, sino procurar el bien público y aterrorizar al pueblo”

Francisco Peña, tratadista del derecho penal inquisitivo, s. XVI

La idea generalizada de que la Inquisición fue una creación de los Reyes Católicos es errónea. El primer tribunal fue creado en Francia para combatir la herejía albigense (una de las más conocidas de la Edad Media, originada en el siglo XII, que tuvo su foco central en Occitania, más concretamente en la ciudad de Albi, de ahí su nombre). En el siglo XIII, el papa Gregorio IX creó la Inquisición Pontificia (que dependía completamente del papa), que se estableció en varios reinos cristianos europeos durante la Edad Media. A mediados del siglo XV, esta institución se encontraba prácticamente desaparecida. Leer más

El Estado piadoso y la caza de brujas en los territorios protestantes (s. XVI-XVII)

El Estado piadoso y la caza de brujas en los territorios protestantes (s. XVI-XVII)

Se suele pensar que la Inquisición, como herramienta para guardar la ortodoxia y el cristiano comportamiento dentro de las sociedades católicas fue la única o, al menos, la institución más cruel a la hora de perseguir y castigar las prácticas mágicas o la brujería entre los siglos XVI y XVIII. Por otro lado, existen prejuicios hacia las sociedades protestantes que se fueron conformando a partir de la Reforma, con unas connotaciones totalmente opuestas.

Sin embargo, lo cierto es que las grandes cazas de brujas se dieron tanto en los territorios protestantes como en los católicos, siendo numéricamente equiparables. De hecho, aunque la moral protestante favoreció la paulatina desaparición de los juicios por prácticas mágicas como veremos más adelante, también favoreció en los primeros momentos el aumento de estas cazas.

Leer más