El paréntesis de Amarna: un rey herético en el Antiguo Egipto

El paréntesis de Amarna: un rey herético en el Antiguo Egipto

El antiguo Egipto continúa despertando curiosidad y pasión a raudales, cuya religión, provista de un panteón divino que no se ha despojado de un halo de misterio y fascinación, ha servido de inspiración incluso a las civilizaciones clásicas griegas y romanas. Son bien conocidas deidades como Isis, Ra, Horus o Amón, que identifican una religión politeísta en la cual el  faraón tenía su propio hueco como representación del poder divino en la Tierra, dotando de sentido al orden terrenal Una característica de la civilización egipcia antigua es la interrelación entre el poder político y religioso, en tanto el faraón, como hijo de dioses, podía fijar los centros de poder en capitales concretas, variando de este modo las prácticas religiosas y la reputación de los diversos dioses del panteón egipcio. Así pues, las deidades egipcias no poseían siempre la misma consideración, lo cual dependía de la afinidad religiosa y, por supuesto, la estrategia política del soberano. Uno de los ejemplos más rompedores y reveladores dentro de esta dinámica fue el tiempo conocido como “el paréntesis de Amarna “. Leer más

Cleopatra, última reina del Antiguo Egipto

Cleopatra, última reina del Antiguo Egipto

La última soberana del Egipto faraónico resulta uno de los personajes históricos femeninos que más fascinación ha causado desde que, a sus dieciocho años, ascendiera al trono junto a su hermano Ptolomeo XIII. Su figura ha traído de cabeza a miles de artistas que han querido retratar en sus obras el legado de la reina ptolemaica, aunque éste ha fundamentado más bien en los romances que protagonizó. Nació en la Alejandría del año 69 a.C. como Cleopatra Filopátor Nea Thea, siendo estos los únicos sobrenombres que oficialmente pueden corresponderle dado que, más de dos mil años después, aun hay especial afán en tildarla de mil maneras distintas: inteligente, culta, perversa, de una belleza sin comparación…Aun cuando quizá hoy se duda de su rostro de simetrías calculadas, Cleopatra es siempre asociada a un atractivo irresistible que le hizo conquistar a dos de los hombres romanos más poderosos de su tiempo. Leer más

Anne Bonny: la mujer pirata

Anne Bonny: la mujer pirata

Desde que comenzaron a hostigar los mares, los piratas gozan de un halo de romanticismo que ha venido exaltándose como el cénit de la libertad en el seno de una sociedad rígida, frívola y solemne de la que todo hombre podía huir si se unía a las filas de una tripulación bajo la bandera negra. La piratería era entendida como sinónimo de una vía de escape, de labrarse un porvenir independiente aun con la criminalidad que aquello conllevara –o con más razón, quizá por el morbo que traía consigo–. Siendo más o menos ajustado a la fantasía que le es asociada, desde luego constituía un fenómeno que no podía permanecer ajeno a todo aquel que aspirase a todo un mundo alejado del encorsetamiento impuesto por su clase, su fortuna, su familia o su género. No resulta extraño elucubrar cómo probablemente no sólo los hombres, sino también las mujeres, soñaran con aquella distintiva libertad vinculada a la vida del pirata, cuando especialmente el papel de la mujer se reducía al hogar y la familia. Es así como, más allá de sus fantasías, Anne Bonny lograría formar parte de la Edad de oro de la piratería como tantas otras mujeres que ya hubieron alcanzado aquella forma de libertad.

Leer más