La Legión Española: El origen de un cuerpo de élite.

¡Legionarios a luchar, Legionarios a morir!
La Legión española, fundada originalmente bajo el nombre de Tercio de Extranjeros, es una de las unidades más representativas y simbólicas del Ejército. Son los encargados de acudir a la mayoría de las misiones en el extranjero realizadas por España en el siglo XX.

El germen de su origen se encuentra en la primera generación de soldados que lucharon en la Guerra de Marruecos de principios del siglo XX. Marruecos era un territorio libre, gobernado teóricamente por un sultán que se veía incapaz de imponer el orden y cuyo reconocimiento por parte de su pueblo era más simbólico que efectivo. Este desequilibrio social, político y económico propició en 1902, que Bou Hmara el Rogui encabezara una rebelión contra el sultán y los infieles extranjeros. La inestabilidad del territorio hizo que las naciones europeas industrializadas pusieron sus ojos en el continente africano. Países como Francia, Gran Bretaña y España se mostraron codiciosas ante la posibilidad de dominar el Magreb llegándose a un acuerdo franco-español en 1904 en el que se concedía a España la administración del Rif un territorio pobre y montañoso. Dicho acuerdo dejaba a las claras los verdaderos intereses de Francia, la cual, había pactado anteriormente con Gran Bretaña a la que considerada una verdadera potencia de primer orden. Finalmente, en la Conferencia de Algeciras, de 1906, en la que participaron trece naciones, se confirma que España ejercerá su labor colonizadora sobre el Rif en régimen de protectorado. El reino español debía asumir unas obligaciones como país colonizador, para las que no estaba preparado ya que garantizar el orden, administrar justicia, controlar el contrabando y organizar el Banco de Marruecos era casi imposible, pero se trataba de la única salida honrosa para una nación que aún albergaba la esperanza de desempeñar algún papel, por pequeño que fuese, en el panorama internacional. ¿Podría un país como España encargarse de una empresa así? ¿Podría el maltratado Ejército español sobreponerse a un siglo aciago e imponer el orden en unas regiones donde la guerra se libraba con unos códigos tan distintos?

La impopularidad de la guerra de África hizo que el Estado Mayor del Ejército, asumiera que él envío de quintos no serviría para alcanzar la paz en Marruecos. Siendo una fuerza insuficiente el cuerpo de de Regulares, formado por tropas indígenas y oficiales españoles, el Estado Mayor ideó la creación de un cuerpo de voluntarios occidentales que sirvieran en el protectorado español. Por el Real Decreto de 28 de enero de 1920, siendo a la sazón Ministro de Guerra don José Villalba, Su Majestad el Rey don Alfonso XIII dispuso que: “Con la denominación de Tercio de Extranjeros se creará una Unidad militar armada, cuyos efectivos, haberes y reglamento por que ha de regirse serán fijados por el Ministro de Guerra”.

La Legión Española
Cartel del Tercio de Extranjeros.

El precursor de esta idea fue el entonces comandante Millán Astray, el cual, tras regresar de Filipinas en 1897, comenzó a trazar un proyecto que tenía como referente de la Legión Extrajera francesa. En reconocimiento a su labor, se dispone por Real Orden que sea Millán Astray quien encabece la comisión para organizarlo y hacer que se convirtiera en una realidad. No será hasta septiembre de 1920 cuando de nuevo, por Real Orden; Millán Astray sea nombrado jefe del Tercio de Extranjeros además de ser el encargado de reglamentar la organización del cuerpo y autorizar la primera recluta de soldados. El Tercio se constituirá como una unidad de infantería, pensada para ser empleada en primera vanguardia en cualquier conflicto, dejando claro que no sería un cuerpo exclusivo de la guerra colonial. La Legión quedó formada por una compañía de depósito e instrucción, una plana mayor de mando y administrativa constituida por tres banderas dentro de las cuales había una serie de secciones formada por, una plana mayor, dos compañías de fusilamiento y una de ametralladoras. Cada una de dichas banderas contó con 18 jefes y oficiales compuesta en total por casi 500 efectivos. El , a partir de entonces, Teniente Coronel Millán Astray, tendría que luchar fervientemente para conseguir que este nuevo cuerpo consiga ser tomado en serio dentro del tradicional Ejercito Español. Gracias a su insistencia consiguió que se dictaran las disposiciones necesarias para el reclutamiento, además de la adjudicación como sede del cuerpo el Cuartel del Rey, en Ceuta, un edificio precario que la Legión tendría que acondicionar. Pronto se establecieron las primeras oficinas de reclutamiento, que se llamarían banderines de enganche en Madrid, Valencia y Barcelona y mas tarde en el resto de las ciudades de cierta relevancia. El primer legionario fue reclutado el 20 de septiembre de 1920, fecha que será considerada oficialmente como el nacimiento de la Legión. Ya desde este momento, adquirió una fisonomía peculiar en la cual los ascensos que se alcanzaban en ella no serían válidos para otras unidades. La instrucción de los soldados promovía el culto al combate junto con la merma de la importancia de la muerte, pretendiéndose minimizar el miedo natural a morir. La Legión había nacido para solventar dos grandes problemas nacionales el afrontar la aventura colonialista sin disponer de un ejército colonial y el aplacamiento de los conflictos sociales que causaban las bajas de una guerra lejana, que el pueblo consideraba injusta e innecesaria, Para llevar a cabo estas misiones, este nuevo cuerpo, precisaba de hombres que despreciaran la vida y aterrorizaran al enemigo con su valor por ello la mayoría de los primeros legionarios fueron desarraigados y delincuentes para redimir sus faltas o crímenes, además del anhelo de heroísmo.

La Legión Española
Cartel propagandístico llamando al alistamiento en la Legión.

Tras asentarse en Ceuta, Millán Astray intentaría reclutar a los oficiales más capaces para la misión que va a encomendarles y por ello escoge a personas que le merezcan su confianza. Entre ellos se encontraba Francisco Franco el cual tendrá la tarea de organización y mando de la Primera Bandera la que serviría como modelo para las unidades que fueran creándose. Será el 22 de Enero de 1921 cuando los legionarios participen en su primera acción de guerra, junto al campamento de Ben Karrich cuando tras haberse extraviado, son atacados por unos merodeadores. Dicha acción se salda con cuatro heridos y un muerto y supone el comienzo para el cuerpo que tanto esfuerzo había conseguido constituirse.

A pesar de todas las vicisitudes que deben afrontar para su fundación, la Legión española ha conseguido durante sus casi 100 años de Historia, convertirse en uno de los cuerpos de los cuerpos de élite más peculiares del ejército español, siendo reconocido tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

Bibliografía

Ballenilla y García de Gamarra, Miguel. La Legión. 1920–1927. Madrid: Editorial Fajardo el Bravo, 2010.

Togores, Luis E. Historia de la Legión Española. Madrid: La Esfera de los Libros, 2016.

Imágenes
http://desmontandoamanolook.blogspot.com.es/2011/09/xci-aniversario-fundacional-de-la.html#

Comparte en las redes:
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Print this page
Print

Graduada en Geografía e Historia (2011-2015) muestra gran interés por la Historia Moderna y Los Archivos, pasiones que plasma en su trabajo fin de grado titulado " Los Bienes de Difuntos de Emigrantes zafrenses en el siglo XVI" el cual fue publicado en la revista Cuadernos de Çafra "Estudios sobre la Historia de Zafra y el Estado de Feria" numero XI. En estos años se convierte en correctora de textos gracias a las practicas realizadas en la editorial La Piedra Lunar S.L. En el curso 2016-2017 se marcha a Valladolid para seguir formándose con el master en Economía de la Cultura y Gestión Cultural. Durante su estancia en la capital castellano-leonesa, trabaja como becaria en el Archivo Musical de la Orquesta de Castilla y León donde conoce desde dentro el funcionamiento de la misma. Sus principales propósitos es desarrollarse profesionalmente en el ámbito cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.